Las mentiras de mis maestros

Las mentiras de mis maestros. (Ediciones Cal y Arena, 2002)

Consternado estoy leyendo este libro de Luis González de Alba. Algunos breves ejemplillos:

“Por mi raza hablará el espíritu”

Este es el lema de la UNAM, la Universidad más importante de México. Dice Luis González de Alba:

“Cambiemos la raza en nuestro vociferante racismo: ‘Por la raza aria hablará el espíritu’, supongamos que dice el lema de la Universidad de Heidelbarg. ¿No serían aplaudidos los manifestanes que le arrojaran pintura? ¿O el alpinista que se trepara a la torre rectoril para arrancar a martillazos esa declaración? Un monumento a la raza germana, a la germanidad, sea eso lo que sea ¿no sufriría toda clase de atentados plausibles? Pero en el pobre es dignidad lo que en el rico es prepotencia, digamos parafraseando el adagio sobre la borrachera y la alegría. Deutschland über alles nos parece racista pero ‘como México no hay dos’ es sólo un límpido nacionalismo. Es verdad, por cierto, pero una verad de perogrullo porque tampoco hay dos como Guatemala o Nigeria, y se presta para el típico chiste en contrasentido: no hay dos… por suerte”.

Morelos

Please generate and paste your ad code here. If left empty, the ad location will be highlighted on your blog pages with a reminder to enter your code.

Morelos, el segundo héroe nacional, es analizado así desde la pluma devastadora de González de Alba:

“Mientras el conde de Aranda ve, desde 1783, la libertad de religión y las ventajas de libre comercio y libre establecimiento en un territorio inmenso, ofrecidad por los nacientes Estados Unidos, como el motor que hará del nuevo país un coloso irresistible, Morelos plantea como el segundo de los Sentimientos de la Nación: ’2. Que la Religión Católica sea la única, sin tolerancia de otra’ ¡Zás! ’4. que el dogma sea sostenido por la jerarquía de la Iglesia, que son el papa, los obispos y los curas, por que se debe arrancar toda planta que Dios no plantó: omnis plantatis quum nom polantabir Pater mes Celstis Cradicabitur. ¡Recontra-zás por el buen Morelos! Menos mal que lo mataron atiempo y no llegó a tener poder para arrancar las plantas que Dios no plantó, las malas yerbas…’

Continúa González de Alba con otros Sentimientos de la Nación del intolerante Morelos:

“’9. Que los empleos los obtengan sólo los americanos. 10. Que no se admitan extranjeros, si no son artesanos capaces de instruir y libres de toda sospecha’… Y luego vamos por ahí gimoteando acerca de los daños que nos han causado los estadunidenses. Nadie nos ha tratado peor de como lo hemos hecho nosotros”

Menciona cómo se creaba un clima de crecimiento, comercio y libertad en el mundo pero “ante esa primera oleada globalizadora, que acabaría creando el comercio mundial y desatando las fuerzas productivas, los Morelos del mundo entero cavaban trincheras religiosas y militares para evitar la libertad de religión, indispensable en la reforma a fondo de la industra y del comercio”.

En vez de recibir a inmigrantes polacos, alemanes, italianos, españoles e ingleses, muchos de ellos no católicos pereo sí calificados artesanos, obreros y agricultores, que huían de opresiones y guerras, en los primeros años del México independiente se les persiguió y se les negó la libertad de empresa y de establecimiento que buscaban. Un ejemplo quizá insignificante, dice Luis González de Alba, es que mientras en Estados Unidos fabricaban y exportaban finas porcelanas desde el siglo antepasado, en México siguen nuestros artesanos en el siglo XXI fabricando platos de barro que poca gente en el mundo quiere por su alto contenido de plomo y porque salen todos chuecos.

Did you like this? Share it:

Comments

  1. Pedro García says:

    Para aquellos que gustan de los artículos de Luis González de Alba en la web, les recomiendo este blog:

    http://temibledani1lga.blogspot.com/

    me parece que es de un fan.

    Saludos.

  2. Nación Unida says:

    La opinión de otros es una voz en el aire que ronda como silbido, silbido que no precisamente es la verdad, la verdad se encuentra entre los más nobles que se preocupan por su país y lo tratan como es, una gran Nación. México, el país de los mexicanos, los verdaros lo que estudiamos la historia y la respaldamos con hechos, no con opininiones personales y críticas.
    Las mentiras de quién? pues si, de aquellos que pretenden causar el caos entre patriotas, aquellos que no quieren más que ver el caos rondar por la calles de inocentes y emprendedores que solo quieren liberarse de tanto odio y rencor.
    La verdadera historia está en aquellos que ayudaron a construir la nación y no se vale que como ya murieron llegue alguien a insultar su memoria sin pruebas y sin nada.
    Uds tienen la palabra de creer o no creer si leen este libro y deciden que es cierto, sólo contribuirán a fragmentar el país y unirse al caos, por favor, lean con cautela, y busquen la verdad, algo que se sustente en más que opiniones criticas de atacantes.

  3. Luna Farién says:

    Bien, me limitaré a comentar de lo expuesto en este post.

    Yo soy maestra de historia, y sabes? es algo complicado hablar de éstos temas… en principio, por que uno no se encuentra en el contexto original…

    Para juzgar los hechos históricos, deberíamos colocarnos en el pensamiento de la época, y no hacerlo con las ideologías actuales.

    Otra cosa… a los Estadounidenses no se les llamaba “Americanos” en aquellos años, ni México tenía tal nombre, se llamaba la Nueva España… y el no quizo nombrar “Neoespañoles” así que les llamó Americanos… que es un término correcto, ya que Americanos somos los que vivimos desde Alaska, hasta la patagonia.

    Morelos era sacerdote, así que es obvio que ponga la religión católica por delante.

    Sólo recuerda, que no se le puede decir a un niño de primaria que la historia de los niños héroes es un mito, que Miguel Hidalgo era mujeriego, tenía muchos hijos y que además era pésimo estratega y por eso perdieron la batalla del puente de Calderón, que Juan Nepomuceno era hijo de Morelos, que Benito Juárez trató de vender las Bajas Calidornias y el Itzmo de Tehuantepec a los gringos, que Maximiliano tenía preferencia y tendencia a ayudar a los indígenas y Carlota dedicó mucho de su tiempo en estudiar a las culturas mexicanas…

    Tantas cosas que si están documentadas y que quien se interese un poco por el tema, conseguirá con facilidad.

    Les recomiendo que se documenten con historiadores serios, como González y González… que no tratan de poner en ridículo la historia oficial… sino de documentar con pruebas escritas y orales lo que realmente sucedió.

    Gracias

    • Voy muy de acuerdo con lo que dice la maestra Luna, soy estudiante de Licenciatura en educación secundaria con Espacialidad en Historia y, si bien es cierto que la Historia está plagada de mentiras y contradicciones, no podemos llegar a los alumnos diciendo “Fíjense que este México, del se sienten tan orgullosos, no es más que el resultado de constantes luchas por el poder, de sectores que no piensan más que en la riqueza y en su beneficio propio, y que la clase social a la que hemos sido degradados fue, es y será siempre la que pague, la sacrificada, mientras otros se alimenta a costa suya.
      No podemos hacer esto, ya que el propósito de la materia de historia en inculcar un sentido de pertenencia e identidad nacional.

      • Roberto Andrés says:

        No estoy de acuerdo con su idea de que el propósito de la materia de historia sea el que usted menciona. La historia que debe enseñarse en clase es básicamente el relato de los hechos tal y como ocurrieron, sin sesgos, ni ocultamientos, ni oficialismo de ninguna especie. La realidad de la historia no puede cambiarse: ahí está, y ésa es la que debe enseñarse. ¿Acaso, por ocultarla en los libros de historia oficiales, se puede negar que Iturbide fue quien logró la independencia del Imperio Mexicano el 28 de septiembre de 1821, aunque en esa fecha él aún no se había proclamado emperador? Los hechos del pasado no se pueden cambiar, y esos son los que debe enseñar la Historia, para no repetirlos, para aprender de ellos e ir hacia el futuro con una visión real de lo que somos y de aquello que queremos lograr como país.
        Limpiemos de demagogia oficialista la Historia de los últimos 21 años de la Nueva España y de todos los años del México independiente.

    • Roberto Andrés says:

      Al parecer, quienes aquí opinan no están de acuerdo en que la HISTORIA es el recuento de los acontecimientos TAL CUAL FUERON y no como a unos u otros se les antoja presentarlos o tergiversarlos. Si, como propone Luna Farién, a los niños se les sigue enseñando una historia falsa, ¿qué se puede esperar de ellos en la vida si se les educa con mentiras? La HISTORIA no se puede cambiar, porque ya es pasado. La Independencia de México la declaró Iturbide, le duela a quien le duela, y aunque ni siquiera se mencione en los libros de texto gratuitos.
      Usted no es maestra de HISTORIA, Luna Farién, sino, como bien dice, de historia, así, con minúsculas. La verdadera Historia de México la están escribiendo personas como González de Alba, Nemesio Rodríguez Lois y muchos más como ellos.

      • Antonio says:

        No estoy de acuerdo con enseñar una historia oficial torcida y manipulada solo para que nos sintamos orgullosos de algo que no somos… Vergüenza debería darnos ignorar nuestras raíces… porque el que no conoce su historia esta condenado a repetirla y los mexicanos hacemos eso TODOS los dias!

  4. Luna Farién dijo:

    “Yo soy maestra de historia, y sabes? es algo complicado hablar de éstos temas…”

    Yo estodié Historia, como Licenciatura, y sí, es complicado hablar de esto porque se necesita remitirse a los documentos históricos, no a la “historia de bronce”, o historia oficial.

    “Sólo recuerda, que no se le puede decir a un niño de primaria que la historia de los niños héroes es un mito, que Miguel Hidalgo era mujeriego, tenía muchos hijos y que además era pésimo estratega y por eso perdieron la batalla del puente de Calderón, que Juan Nepomuceno era hijo de Morelos, que Benito Juárez trató de vender las Bajas Calidornias y el Itzmo de Tehuantepec a los gringos, que Maximiliano tenía preferencia y tendencia a ayudar a los indígenas…”

    ¿Por qué no? ¿Un niño no merece la verdad? Esa forma de pensar sí que me da escalofríos.

    ¡Saludos!

    • hola. soy estudiante de la licenciatura en primaria. Estoy cursando mi ultimo año. Y mi documento recepcional es sobre la enseñanza de la historia mediante juegos. Solo que me gustaria saber libros donde los autores manejen el aprendizaje de la historia mediante juegos. Alguna sugerencia me urgen.
      GRACIAS

  5. Me parece muy bueno tu punto de vista Luna Farien debido a que la epoca es diferente a la que vivimos y es cierto a los niños no se les dice la verdad por otras cuestiones, en cambio quien me dice que el libro de luis gonzalez es verdad, hay que recordad que es solo una ideologia o modo de pensar simplemente para que los lectores INVESTIGUEN y no para que crean recuerden asi es como se escribio la vivlia y la iglesia se hizo de fanaticos.

    Esto es lo bueno de un buen libro que te ayuda a ser mejor persona motivando a realizar algo despues de leer.

  6. polkagon says:

    Vivlia? XD

  7. Caray (a propósito de Luna Farién) y así son nuestros maestros de primaria y/o secundaria?. Para empezar ni sabe leer, bueno, comprender lo que lee. Y para finalizar, no sabe escribir correctamente. Así debe dar la clase… pobres generaciones que vienen.
    Y de Guillermo, caray, ese tipo si es increíble… dheberas kue zy

  8. Arturo Olvera says:

    Dice Luna Fairen:

    “Sólo recuerda, que no se le puede decir a un niño de primaria que la historia de los niños héroes es un mito, que Miguel Hidalgo era mujeriego, tenía muchos hijos y que además era pésimo estratega y por eso perdieron la batalla del puente de Calderón, que Juan Nepomuceno era hijo de Morelos, que Benito Juárez trató de vender las Bajas Calidornias y el Itzmo de Tehuantepec a los gringos, que Maximiliano tenía preferencia y tendencia a ayudar a los indígenas…”

    Nuestra historia se parece mas a la Iliada que a una verdadera recopliacion de hechos y analisis. No se trata de destruir la imagen de los personajes, sino de humanizarla, ponerla en contexto y ANALIZARLA. Un pais que falsifica su nacimiento no podra cimentar su futuro.

  9. es un libro muy bueno pero hay que desengañar a los niños

  10. el sábado 15 de septiembre de 1810, no ocurrió nada, absolutamente nada. el cura Miguel Hidalgo, no tañó la campana ni llamó “a coger gachupines” a las 11 de la noche, precavido llamó a misa porque era domingo y con el atrio lleno, el cura les pidió que fueran por palos, machetes y lo que hallaren. Y la revuelta duró apenas 10 meses,porque él y los cabecillas fueron fusilados y decapitados.
    La independencia llegó 10 años después: el 27 de septiembre de 1821, sin disparar un tiro ni derramar sangre, por un acuerdo entre el virrey, Juan O’Donojú, y el ejército insurgente.Hablaron y se dieron un abrazo Vicente Guerrero y Agustín de Iturbide, por eso al acuerdo lo llamamos El abrazo de Acatempan, no la masacre, ni el triunfo o la derrota.
    En 1896, Porfirio Díaz hizo llevar la vieja campana de la iglesia de Dolores, tañida por Hidalgo para llamar a misa la mañana del 16 de septiembre, e instalarla sobre el balcón central del Palacio Nacional. Terminada la instalación el día 14, llegó el fandango por el cumpleaños presidencial el 15, y Porfirio Díaz, que cada año salía a recibir la aclamación de su pueblo bueno, tuvo la ocurrencia de repicar la campana histórica, a lo mejor con la sola intención de indicar que allí estaba y no se veía porque era de noche. Pero no gritó nada, al menos nada que se recuerde.

Pues eso es todo. Pero nuestros niños ya no saben con precisión si la independencia de su país es el 15 de septiembre, en que van a ver cohetes y a comer churros a la calle, o el 16, en que ven por tele el desfile militar. Pero Grito no hubo. Los campanazos a grito pelón, de “los héroes que nos dieron patria”, la realizó por vez Venustiano Carranza.
    Mal, muy mal comienza un país que falsea su acta de nacimiento misma.
    La demagogia de los gobiernos tratan de engañar al pueblo haciéndole creer que existió “una Independencia” y que ahora vivimos con libertad y con soberanía. Totalmente falso. Todo ha cambiado para seguir igual. Los extranjeros que siguen llegando a nuestro país, mantienen el Sistema Colonial de Explotación al 100%. El pueblo de México sigue siendo un pueblo esclavo y sus recursos siguen siendo explotados al punto de la depredación, por los hijos de los extranjeros que solo ven en nuestro país un lugar para hacer riqueza y sienten infinito desprecio por su gente y su cultura.

    • Antonio says:

      Excelente comentario Jaime. En lo único que no estoy de acuerdo es en que “el pueblo mexicano sigue siendo esclavo… …por los hijos de los extranjeros que solo ven en nuestro país un lugar para hacer riqueza…”
      Donde estamos los mexicanos para defender lo nuestro? Eso va a suceder hasta que nosotros lo toleremos. Seremos cualquier cosa… menos víctimas!

  11. Ariel Mugica says:

    “Las Mentiras de mis maestros” No, no prentende ser una burla al sistema y menos pretende degradar e invalidar lo que todo maestro enseña en la educacion básica. Pero si expone ciertos hechos que nos podrian proporcionar nuevos puntos de vista, lo que para algunos de nosotros tiene cierto valor, no observar o aprender algo desde un inamovible y casi insustancial, único punto de vista, pues tan complejos han sido los movimientos sociales y culturales, y tanta información se ha perdido en el abismo de los años, que el poseer varios puntos de vista se vuelve, de una riqueza inapreciable. La verdad siempre será aquello que uno puede ver por si mismo. Lo que sucedió en un tiempo determinado es interesante, mas lo realmente importante es abrir los ojos, ver a nuestro alrededor, y saber que hacer con tantas astillas rotas para construír un mundo mejor. Hacer que las cosas vayan bien, deberia ser una prueba “de agua regia” para cualquier libro que prentenda ser historiador o sacar trapitos al sol: Ese conocimiento ¿Ayuda a que en la actualidad,las cosas vayan mejor? Esa es mi modesta intervencion.

  12. Cristina says:

    Este libro de “las mentiras de mis maestros” está lleno de mentiras… tiene algunas verdades interesantes, pero dice un montón de mentiras. Me parece preocupante, por ejemplo, que diga que hay culturas mejores que otras… se burla de la kena, instrumento musical andino, diciendo que es un instrumento desafinado, dice que las piezas de barro son horribles por que quedan “chuecas”… me parece que con esa forma de pensar, con ese discurso etnocéntrico, no es capaz de hablarnos de historia de México… para acercarte a la historia de las personas, para alejarte de las mentiras de la historia oficial no puedes llegar con ese tipo de mentalidad. Tiré el libro a la basura (reciclaré el papel, claro).

  13. Non-Cristina says:

    ¿Y que mentiras son esas Cristina? Te leo y da la impresión que no puedes leer con ironía el pasado: de verdad crees que las piezas de barro son bonitas. El etno-centrismo es de parte tuya: incapaz de comparar una cultura con otra porque resulta dolorosa la misma comparación. Pero esta bien. Puedes conceder lo que te parece pero descalificas (“ese tipo de mentalidad”) lo que te hiere: no bueno, eso si es una mentalidad muy correctita doña cristina.

    • Alejandro says:

      Bueno entonces si las piezas no son bonitas, en vez de criticar algo que talvez ni nosotros mismos podemos hacer.. porque no se les enseña a los indigenas como hacerlo de una mejor forma?. Porque esa mentalidad siempre de critica destructiva?. Si creemos que algo esta por debajo de nivel apropiado, pues manos a la obra, a mejorarlo, pero no se vale criticar asi nadamas deliveradamente algo que ni nosotros sabemos hacer.

      Sobre las historias falsas que nos cuentan en la escuela, que se podria esperar si el gobierno siempre miente en todo?. Si mienten en lo que dicen que van a hacer, porque no en los libros de historia tambien. Eso es algo que va a tomar mas tiempo en cambiar.

  14. La historia de bronce es muy conocida por nosotros hasta la secundaria, ya que en la preparatoria se conoce mejor como fue realmente la historia, y si efectivamente hay mentiras claro, los niños héroes nunca existieron, Benito Juárez no es como lo pintan, gracias a Porfirio Díaz tenemos muchos servicios que disfrutamos, Maximiliano fue engañado y era liberal por lo cual fue traicionado por los conservados y mandado a fusilar por Juárez.
    Yo al principio también me enojé cuando me enteré de todo esto pero como me dijo mi profesor de historia (que por cierto descansé en paz) “La hitoria de bronce existe porque se necesita un ejemplo a los niños: superación, valor, patriotismo, justicia, que amemos a México, pero ahora están ya grandes para entender mejor la verdadera historia”.
    Somos seres humanos es decir no somos perfectos cometemos errores en las situaciones sentimentales al igual que en la cuestión laboral, pero al igual acertamos, y los personajes que son parte de la historia de México también lo fueron eso hay siempre que recordarlo.

  15. Primero que nada, el libro es presentado como un ensayo. Entonces debemos partir de lo que es un ensayo.

    Ensayo: subgénero didáctico en el que se plantea un problema y se defiende desde el enfoque personal de su autor.

    El ensayo consiste en la interpretación de un tema (humanístico, filosófico, político, social, cultural, deportivo, etc) sin que sea necesario usar un aparato documental, de manera libre, asistemática y con voluntad de estilo. Se trata de un acto de habla perlocutivo.

    Sólo en la edad contemporánea ha llegado a alcanzar una posición central. En la actualidad está definido como género literario, debido al lenguaje muchas veces poético y cuidado que usan los autores, pero en realidad, el ensayo no siempre podrá clasificarse como tal. En ocasiones se reduce a una serie de divagaciones, la mayoría de las veces de aspecto crítico, en las cuales el autor expresa sus reflexiones acerca de un tema determinado o, incluso, sin tema alguno. Ortega y Gasset lo definió como «la ciencia sin la prueba explícita».

    ¿Quien es Luis González de Alba? Para entender a un autor, debemos también conocerlo: Luis González de Alba (Charcas, San Luis Potosí), es un escritor mexicano, periodista y divulgador de la ciencia. Ha publicado novela, cuento, ensayo, poesía y artículos en diarios y revistas. Fue integrante del Consejo Nacional de Huelga, que encabezó el Movimiento estudiantil en México de 1968. El 2 de octubre de ese año fue aprehendido en Tlatelolco. Estuvo recluido en la cárcel de Lecumberri, ubicada en México, D.F., donde escribió su primera novela, “Los días y los años”, un relato del movimiento del que tomó parte.

    Por lo tanto, la actitud y el estilo de Luis González de Alba, no deben ser cuestionados como tal sino, con una actitud crítica, analizar el contenido de sus ideas y su postura, encontrar los porqués de lo que dice: Si él ataca las figuritas de barro quizás no sea por atacar a la cultura o a la etnia respectiva, sino quizás ataca a la postura oficial, que es racista, pero que simula engrandecer a las etnias tan solo como artículos de museo: Los presentamos con gran orgullo pero entre más lejos los tengamos mejor.

    Si han leído “Vecinos distantes” de Alan Riding, podrán ver la crudeza y el sarcasmo con los que nos describe este autor en nuestra historia, nuestra cultura y nuestra actitud como pueblo. El libro fascina y nadie se molesta, hasta donde sé, y él es brasileño y vive en los EE.UU. Fue corresponsal en México.

    • Antonio says:

      Bien dicho! y también leí Vecinos Distantes y también El Laberinto de la Soledad, y varios mas, así se forma el criterio…

  16. De hecho, el artículo publicado en Nexos (boletín de Contenido) en 1996 empieza presentado por su autor de la siguiente manera:

    De Cuauhtémoc y Hernán Cortés hasta los saldos de la Revolución Mexicana, este ensayo desmonta muchas de las “verdades” divulgadas por la historia oficial. Son páginas para adultos, escritas con un ánimo desmitificador y, claro que sí, de absoluta anticorrección política.

  17. FRANCISCO RUBEN says:

    SOY MAESTRO DE EDUCACION PRIMARIA, SIEMPRE EXPONGO LAS DIFERENTES VERSIONES DE NUESTRA HISTORIA, PARA QUE LOS NIÑOS TENGAN UNA NOCION MAS ALLA DE LOS LIBROS
    AUNQUE EN EL CURRICULUM NO LO INDIQUE
    “CONTRA LA HISTORIA OFICIAL” BUEN LIBRO DE JOSE ANTONIO CRESPO

  18. Las guerras las ganan los que escriben la historia, las elecciones las ganan los que cuentan los votos, la burra es parda porque tengo los pelos en la mano, etcétera.

    No se necesita ser un Idealista ni un conservador a ultranza para entender la historia, tomamos de ella lo que nos resulta fácil de entender y colocado en el contexto actual difícilmente los niños entenderían la historia con todas las variantes a considerar, es cierto lo que dice la profesora Luna la información esta allí para quien se interese, para quien quiera investigar, si así es …me queda claro que nadie es dueño de la verdad y que esta no existe en su forma solida
    pero además de la educación en casa, del pobre interés que tienen los jóvenes actualmente por lo espiritual y por la pobre educación publica, creo que el este libro por cuestionable que sea logra el objetivo de interesar por saber más, creo que eso es lo peor que le puede pasar a este país o a cualquier otro crear una juventud de desinteresados, una generación de jóvenes adultos que no tienen interés en saber más…….ahora si ese es el objetivo de la educación publica, bueno pues se ha logrado, gracias a profesores como Luna Farién, que creen que los niños no pueden cargar con la verdad y por eso es mejor mentirles con historias de falsos héroes.

    yo digo que lean lo que quieran y de todo, pero ponte una meta ….quédate siempre con lo bueno y eso es algo que solo tu sabrás definir.

  19. estoy de acuerdo y coincido con el contenido del libro pues no es el único que lo ha planteado pero si difiero al repecto de la enseñanza de la historia, porque enseñar historia no es cualquier cosa, tampoco cualquiera puede ejercer esa labor. Hay que leer mucho, analizar, conocer los niveles cognitivos de los alumnos (porque no todos aprenden al mismo ritmo) hasta qué punto de la historia lograrán conocer, remitiéndolos desde luego a los contenidos, trasladarlos a la actualidad y comprender el proceso cognitivo que se va a ir formando, así que, en ello coincido con la maestra no le puedes decir todo a los niños ellos deben descubrirlo, analizarlo comprenderlo desde su pequeña vivenvia y contexto, si bien antes que nada deben conocer los antecedentes y sucesos y para eso los maestros debemos estar doceumentados, pero también observen los estilos de aprendizaje en el alumno , porque la historia no sólo es platicar y ya, un maestro de historia debe de ser un narrador objetivo para que el alumno pueda estructurar sus conocimientos y opiniones de la época de acuerdo a su criterio.
    Y si uno de los objetivos de la historia es crear la nacionalidad mexicana o si bine analicen el perfil de egreso de un niños de primaria o de cualquier nivel educativo, perdo analicenlo aunque ello ya es tema y aparte.

    • Yo creo que, para que las nuevas generaciones puedan cambiar y construir un México moderno y con mejor calidad de vida para todos, primero deben conocer la realidad de su país! No me cabe en la cabeza, la idea de que los maestros de historia piensen de esta forma tan desleal a sus alumnos. Ustedes señores, tienen el poder de sembrar en los niños, la semilla de el amor a nuestro país. Para que engañarlos y dejar que al crecer se desengañen y terminen perdiendo el respeto por la historia de México y de paso el respeto a sus maestros, ya que están siendo parte de la mentira, les guste o no!

      La peor enfermedad que la sociedad Mexicana padece, no son los carteles, no son los gobiernos corruptos, ni la pobreza o la desigualdad social. Aunque todas las anteriores sean graves heridas en la piel de nuestro país, el peor cáncer está en la deshonestidad de nosotros mismos. Todos los males de este país, se pueden erradicar o al menos disminuir en gran medida, con una buena educación y conociendo la realidad de nuestra historia. Para mejorarnos, primero hay que conocernos. Es muy triste leer semejantes aberraciones y peor, que vengan de quienes se dicen ser maestros de historia !!

      Todos y cada uno de los Mexicanos que queremos mejorar este país para nuestros Hijos, debemos luchar desde el frente en que nos haya tocado librar la batalla, dando lo mejor de nosotros y al negarle el acceso a la verdadera historia de nuestro país, o colaborar con la mentira y el engaño que se distribuye en esos libros de primaria, están siendo participes del engaño!

Speak Your Mind

*